sábado, 20 de febrero de 2021

Ampárame en esta hora (Oración breve a San Antonio de Padua)

Ampárame en esta hora,
¡oh San Antonio amado!
Bajo tu acción bienhechora,
halla alivio el desgraciado.

El enfermo y el desvalido
y el que en la cárcel se ve
son por ti favorecidos
cuando te invocan con fe.

Yo, con toda confianza, 
te invoco en esta ocasión,
y vivo con la esperanza
de obtener tu protección.
----------
Puede orar, también, la Oración a San Antonio de Padua.

miércoles, 10 de febrero de 2021

Oración a Santa Escolástica



Oh Dios, que nos mostraste hacia donde la inocencia conduce, Tú hiciste que el alma de la virgen Santa Escolástica se elevara al cielo como una paloma en vuelo.

Obtenedme a través de ella, por sus méritos y sus oraciones, que podamos así vivir en la inocencia para lograr las alegrías eternas.

Te lo pedimos a través de Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.
----------
Santa Escolástica (480-547) fue la hermana de San Benito de Nursia (Italia), no se sabe si eran mellizos. Consagrada a la vida religiosa, fundó en Piumarola su monasterio. San Benito, a pesar de vivir cerca de su hermana, era tan estricto cumplidor de su regla monástica que solo iba a visitarla una vez al año. El último coloquio entre ambos tuvo lugar en el año 547. San Benito quería regresar a su monasterio y Santa Escolástica quería que se quedase más tiempo. Para conseguirlo, oró a Dios y una fuerte tormenta impidió a San Benito regresar. En el lugar del milagro, luego se construyó la Iglesia del coloquio. A los tres días, el santo vio que el alma de su hermana se elevó al Cielo en forma de paloma y, cuarenta días más tarde, él falleció y se juntaron en la vida eterna.

La festividad de Santa Escolástica se celebra el 10 de febrero.

domingo, 7 de febrero de 2021

Oración de San Ricardo de Chichester



Gracias Padre, por escucharme.

Gracias por liberarme de las interferencias creadas por mí.

Gracias por hacerme entender lo que valgo y lo que busco.

Gracias por quitarme las vendas para ver lo que tú deseas para mí.

Gracias por aquietarme internamente y, en esa quietud, lograr reflexionar en plenitud y confianza.

Gracias por el don del conocimiento y la confianza.

Gracias Dador de Vida y Sustancia Única Vital por mi futuro encuentro con lo anhelado.

Hoy te amo y te venero, porque todo me lo das y lo acepto con amor.

Gracias te sean dadas, Señor Jesucristo, por todos los beneficios que nos has concedido, por todos los dolores y afrentas que has llevado por nosotros.

Oh, misericordioso redentor, amigo y hermano, que podamos conocerte con mayor claridad, amarte más cariñosamente, y seguirte más de cerca día tras día.

Amén.
----------
San Ricardo es un santo de origen inglés (1197-1253) que fue Obispo de Chichester. Colaboró con las Cruzadas y se le considera patrón de los caballeros. Su festividad se celebra el 3 de abril.

domingo, 31 de enero de 2021

Acto de desagravio


V.
Señor, perdona todos los sacrilegios eucarísticos.
R. Te rogamos, escúchanos.
V. Señor, perdona todas las santas comuniones indignamente recibidas.
R. Te rogamos, escúchanos.
V. Señor, perdona todas las profanaciones al Santísimo Sacramento del Altar.
R. Te rogamos, escúchanos.
V. Señor, perdona todas las irreverencias en la Iglesia.
R. Te rogamos, escúchanos.
V. Señor, perdona todas las profanaciones, desprecios y abandono de los sagrarios.
R. Te rogamos, escúchanos.
V. Señor, perdona todos los que han abandonado la Iglesia.
R. Te rogamos, escúchanos.
V. Señor, perdona todo desprecio de los objetos sagrados.
R. Te rogamos, escúchanos.
V. Señor, perdona todos los que pasaron a las filas de tus enemigos.
R. Te rogamos, escúchanos.
V. Señor, perdona todos los pecados del ateísmo.
R. Te rogamos, escúchanos.
V. Señor, perdona todos los insultos a tu Santo Nombre.
R. Te rogamos, escúchanos.
V. Señor, perdona toda la frialdad e indiferencia contra tu amor de redentor.
R. Te rogamos, escúchanos.
V. Señor, perdona todas las irreverencias y calumnias contra el Santo Padre.
R. Te rogamos, escúchanos.
V. Señor, perdona todo desprecio de los obispos y sacerdotes.
R. Te rogamos, escúchanos.
V. Señor, perdona todo desprecio hacia la santidad de la familia.
R. Te rogamos, escúchanos.
V. Señor, perdona todo desprecio a la vida humana.
R. Te rogamos, escúchanos.
----------
El verso indicado con «V» lo recita solo quien preside la oración, mientras que los versos marcados con «R» los recita el conjunto de la asamblea.

Las letras, usadas desde antiguo, posiblemente se refieran a las palabras latinas versiculum y responsio, en español pueden traducirse por versículo y respuesta.

viernes, 29 de enero de 2021

¿Quién sois Vos, Señor? (Oración de San Francisco Solano)


Luce el cielo su manto de estrellas
en la noche callada y serena;
cuando todos descansan y duermen,
fray Francisco absorto está en vela.

Y sus ojos, al cielo elevados,
son plegaria de amor y de entrega,
y su voz, un susurro de rezos,
convertidos en dulces poemas.

"¡Quién sois Vos, Señor mío y Dios mío!
¡Quién soy yo, vil gusano en la tierra!..."
Y así pasan las horas volando,
y Francisco, extático, sueña:

¡Es heraldo del Rey de la gloria,
y la Dama Pobreza es su dueña!
Ya no cuentan dolores ni gozos,
sufrimientos y dichas no cuentan.

Demos gloria al Dios increado,
Trino y Uno en personas y esencia,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
alabanzas y glorias eternas.

Amén.
----------
San Franciso Solano, nació en Montilla (España) en 1549 y falleció en Lima (Perú) en 1610. Fue un fraile jesuita que, desde joven, realizó milagros y curaciones inexplicables. En 1589 marchó de misionero a América, predicando en diversas regiones hasta llegar, finalmente a Perú. Fue un predicador infatigable y vivió en extrema pobreza, a pesar de lo cual siempre estaba alegre y dando consejos a los que lo necesitaban.

sábado, 23 de enero de 2021

Oración a la Virgen María de San Ildefonso de Toledo


A ti acudo, única Virgen y Madre de Dios.

Ante la única que ha obrado la Encarnación de mi Dios me postro.

Me humillo ante la única que es madre de mi Señor.

Te ruego que por ser la Esclava de tu Hijo me permitas consagrarme a ti y a Dios, ser tu esclavo y esclavo de tu Hijo, servirte a ti y a tu Señor.

A Él, sin embargo, como a mi Creador y a ti como madre de nuestro Creador; a Él como Señor de las virtudes y a ti como esclava del Señor de todas las cosas; a Él como a Dios y a ti como a Madre de de Dios.

Yo soy tu siervo, porque mi Señor es tu Hijo.

Tú eres mi Señora, porque eres esclava de mi Señor.

Concédeme, por tanto, esto, ¡oh Jesús Dios, Hijo del hombre!: creer del parto de la Virgen aquello que complete mi fe en tu Encarnación; hablar de la maternidad virginal aquello que llene mis labios de tus alabanzas; amar en tu Madre aquello que tu llenes en mi con tu amor; servir a tu Madre de tal modo que reconozcas que te he servido a ti; vivir bajo su gobierno en tal manera que sepa que te estoy agradando y ser en este mundo de tal modo gobernado por Ella que ese dominio me conduzca a que Tú seas mi Señor en la eternidad.

¡Ojalá yo, siendo un instrumento dócil en las manos del sumo Dios, consiga con mis ruegos ser ligado a la Virgen Madre por un vínculo de devota esclavitud y vivir sirviéndola continuamente!

Pues los que no aceptáis que María sea siempre Virgen; los que no queréis reconocer a mi Creador por Hijo suyo, y a Ella por Madre de mi Creador; si no glorificáis a este Dios como Hijo de Ella, tampoco glorificáis como Dios a mi Señor.

No glorificáis como Dios a mi Señor los que no proclamáis bienaventurada a la que el Espíritu Santo ha mandado llamar así por todas las naciones; los que no rendís honor a la Madre del Señor con la excusa de honrar a Dios su Hijo.

Sin embargo yo, precisamente por ser siervo de su Hijo, deseo que Ella sea mi Señora; para estar bajo el imperio de su Hijo, quiero servirle a Ella; para probar que soy siervo de Dios, busco el testimonio del dominio sobre mi de su Madre; para ser servidor de Aquel que engendra eternamente al Hijo, deseo servir fielmente a la que lo ha engendrado como hombre.

Pues el servicio a la Esclava está orientado al servicio del Señor; lo que se da a la Madre redunda en el Hijo; lo que recibe la que nutre termina en el que es nutrido, y el honor que el servidor rinde a la Reina viene a recaer sobre el Rey.

Por eso me gozo en mi Señora, canto mi alegría a la Madre del Señor, exulto con la Sierva de su Hijo, que ha sido hecha Madre de mi Creador y disfruto con Aquella en la que el Verbo se ha hecho carne.

Porque gracias a la Virgen yo confío en la muerte de este Hijo de Dios y espero que mi salvación y mi alegría venga de Dios siempre y sin mengua, ahora, desde ahora y en todo tiempo y en toda edad por los siglos de los siglos.

Amén.
----------
San Ildefonso nació en Toledo (España) en el año 606. Fue elegido obispo de la ciudad en 657. Destacó por su devoción a la Virgen María, defendiendo su virginidad perpetua. La tradición dice que la Santísima Virgen María se le apareció en la catedral, alabó el trabajo que estaba realizando y le regaló una preciosa casulla. Falleció el 23 de enero de 667, razón por la cual se celebra su festividad en dicha fecha.

martes, 5 de enero de 2021

Hoy la Paz bajó del Cielo


Hoy la Paz bajó del Cielo.
Hoy brilla una nueva Luz.
Un Niño nos ha nacido,
un Hijo se nos ha dado.
Canta al Cielo con los hombres
la salvación de nuestro Dios.

El Señor me ha dicho:
tú eres mi hijo yo te he engendrado hoy.
Eres príncipe desde el día de tu nacimiento
entre esplendores sagrados.

Hoy la Paz bajó del Cielo.
Hoy brilla una nueva Luz.
Un Niño nos ha nacido,
un Hijo se nos ha dado.
Canta al Cielo con los hombres
la salvación de nuestro Dios.

Nos visitará el sol que viene de lo alto
para iluminar a los que viven en tinieblas.
Dios mío, Dios mío confía tu juicio al Rey
tu justicia al Hijo de reyes.

Hoy la Paz bajó del Cielo.
Hoy brilla una nueva Luz.
Un Niño nos ha nacido,
un Hijo se nos ha dado.
Canta al Cielo con los hombres
la salvación de nuestro Dios.

Que los montes traigan la paz
Y los collados traigan la justicia.
Que los reyes de Tarsis le paguen tributo,
que los reyes de Saba y de Arabia le ofrezcan sus dones.

 

Hoy la Paz bajó del Cielo.
Hoy brilla una nueva Luz.
Un Niño nos ha nacido,
un Hijo se nos ha dado.
Canta al Cielo con los hombres
la salvación de nuestro Dios.

Cantad al Señor un cántico nuevo
porque ha hecho maravillas
Postraos ante el Señor en el atrio sagrado.
Alégrese el cielo y goce la tierra.

Hoy la Paz bajó del Cielo.
Hoy brilla una nueva Luz.
Un Niño nos ha nacido,
un Hijo se nos ha dado.
Canta al Cielo con los hombres
la salvación de nuestro Dios.
 

miércoles, 30 de diciembre de 2020

Campana sobre campana

Campana sobre campana,
y sobre campana una,
asómate a la ventana,
verás al Niño en la cuna.

Belén, campanas de Belén,
que los ángeles tocan
¿qué nueva me traéis?

Recogido tu rebaño
¿a dónde vas pastorcillo?
Voy a llevar al portal
requesón, manteca y vino.

Belén, campanas de Belén,
que los ángeles tocan
¿qué nueva me traéis?

Campana sobre campana,
y sobre campana dos,
asómate a esa ventana,
porque está naciendo Dios.

Belén, campanas de Belén,
que los ángeles tocan
¿qué nueva me traéis?

Campana sobre campana,
y sobre campana tres,
en una Cruz a esta hora,
el Niño va a padecer.

Belén, campanas de Belén,
que los ángeles tocan
¿qué nueva me traéis?

lunes, 28 de diciembre de 2020

El tamborilero



El camino que lleva a Belén
baja hasta al valle que la nieve cubrió,
los pastorcillos quieren ver su rey
le traen regalos en su viejo zurrón
Ropo-pom-pón, ropo-pom-pón.

Ha nacido en el portal de Belén
el Niño Dios.

Yo quisiera poner a tus pies
algún presente que te agrade, Señor
mas, tú ya sabes que soy pobre, también
y no poseo más que un viejo tambor
Ropo-pom-pón, ropo-pom-pón.

En tu honor, frente al portal tocaré
con mi tambor.

El camino que lleva a Belén
yo voy marcando con mi viejo tambor,
nada mejor hay que te pueda ofrecer
su ronco acento es un canto de amor
Ropo-pom-pón, ropo-pom-pón.

Cuando Dios me vio tocando ante él
me sonrió.

domingo, 27 de diciembre de 2020

Oración ante el Belén y el árbol de Navidad del hogar



Oración ante el Belén:

 

Dios Padre nuestro, que tanto amaste al mundo que nos has entregado a tu Hijo Jesús, nacido de la Virgen María, para salvarnos y llevarnos de nuevo a ti.


Te pedimos que, con tu bendición, estas imágenes del nacimiento nos ayuden a celebrar la Navidad con alegría y a ver a Cristo presente en todos lo que necesitan nuestro amor.


¡Gracias, Señor, por querer ser Dios-con-nosotros!


Amén.


Oración ante el árbol de Navidad:


Bendito seas, Señor y Padre nuestro, que nos concedes recordar con fe en estos días de Navidad los misterios del nacimiento de Jesucristo, tu Hijo y nuestro Hermano.


Concédenos a quienes hemos adornado este árbol embelleciéndolo con luces y a quienes lo contemplen, vivir también a la luz de las palabras y la vida santa de tu Hijo, llamarte Padre con Él y ser enriquecidos con su amor a los pequeños y los necesitados, siendo así signos de tu amor a la humanidad.


Amén.