viernes, 14 de enero de 2022

Yo pecador



Yo, pecador, me confieso a Dios todopoderoso,
a la bienaventurada siempre Virgen María,
al bienaventurado san Miguel Arcángel,
al bienaventurado san Juan Bautista,
a los santos Apóstoles Pedro y Pablo,
a todos los santos, y a vosotros, hermanos,
que pequé gravemente con el pensamiento, palabra y obra;
por mi culpa, por mi culpa, por mi gravísima culpa.

Por tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María,
al bienaventurado san Miguel Arcángel,
al bienaventurado san Juan Bautista,
a los santos Apóstoles Pedro y Pablo,
a todos los santos, y a vosotros, hermanos,
que roguéis por mí a Dios nuestro Señor.

Amén.

Oración en latín:

Confiteor Deo omnipotenti,
beatae Mariae semper Virgini,
beato Michaeli Archangelo,
beato Ioanni Baptistæ,
sanctis apostolis Petro et Paulo,
omnibus Sanctis, et vobis, fratres:
quia peccavi nimis cogitatione, verbo et opere:
mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa.

Ideo precor beatam Mariam semper Virginem,
beatum Michaelem Archangelum,
beatum Ioannem Baptistam,
sanctos apostolos Petrum et Paulum,
omnes Sanctos, et vos, fratres,
orare pro me ad Dominum, Deum nostrum.

Amen.
----------
Esta oración es conocida como Yo pecador antiguo porque, en la actualidad, se suele utilizar la oración conocida como Yo confieso (acto de contrición). La oración en latín se conoce como Confiteor o Confiteor Deo.

domingo, 9 de enero de 2022

Acompáñame, Jesús


Acompáñame, Jesús, 
para bajar contigo hacia las aguas del Jordán, para sentir que Dios llama siempre a pesar de las dificultades del camino.

Acompáñame, Jesús, para dejar la comodidad de mi casa, de mis amigos y trabajos, para empeñarme más en aquello que el Evangelio necesita de mis manos y de mi esfuerzo.

Acompáñame, Jesús, para renovar mi Bautismo, para dejarme empapar de tu Espíritu, para ser, con mi vida y mis obras… tu amor encarnado, para ser instrumento en tus manos que produce “melodías de Evangelio”.

Acompáñame, Jesús, para escuchar mi nombre y una llamada: “Tú eres mi Hijo.”

Para que nunca falten en tu causa buenos testigos que pregonen tu Palabra, que sean testigos de tu Reino con sus obras de amor encarnado y comprometido, que ofrezcan lo que son y tienen, y que por su testimonio de vida entregada, Dios sea conocido, amado y bendecido.

Acompáñame, Jesús, para renovar, levantar, ilusionar y mejorar, incentivar y alimentar, revitalizar y fortalecer lo que un día, por la fuerza del Espíritu, me hizo hijo de Dios, miembro de la Iglesia, testigo de tu Reino: el bautismo.

sábado, 8 de enero de 2022

Ofrenda de los Reyes Magos al Niño Jesús


Melchor:

Llegamos a ti, querido Niño, después de haber recorrido el mundo que Tú has venido a Salvar.

Hemos hecho sonreír a todos los niños, hemos cultivado la su fe y sus ilusiones, hemos repartido regalos y regalos… 

Pero traemos el corazón cansado y dolorido:

Nos duele que en nuestra fiesta se olviden de la estrella.

Nos duele que piensen más en los cofres que en ti.

Nos duele que los regalos estén tan mal repartidos.

Nos duele tantos niños que mueren en los brazos por culpa del egoísmo.


Gaspar:

Hoy te traemos, querido Niño, no ya oro, ni incienso ni mirra.

 

Te traemos:

Las lagrimas de tantas madres por sus hijos.

El hambre de tantos niños porque les falta pan.

Las llagas de los enfermos por falta de medicinas.

 

Te traemos también:

El paro de obreros.

El desarraigo de los inmigrantes.

La sin voz de los encarcelados.

La angustia de los niños que ven a sus padres separados.

El grito sordo y anónimo de millones de abortos.

No queremos seguir así, Jesús, porque lloras y eres niño.


Baltasar:

Te vamos a decir otras cosas que hemos visto:

Hay muchas estrellas y muy bonitas en el cielo.

Constelaciones de estrellas que se llaman “voluntarios”.

Cantidad de misioneros, portadores de luz y consuelo.

Movimientos que luchan por otro mundo más humano.

Familias que son iglesias resplandecientes.

Niños inocentes que, de verdad, te quieren.

Testigos misericordiosos que reparten bondad, ternura, perdón.

Iglesias pobres en las que se siente tu presencia.

Te hemos visto, Jesús, en tantos pobres, enfermos, niños…



Hoy, querido Niño, no te regalamos nada.

Pero te pedimos tres cosas:

Que nos mires y nos sonrías.

Que no se nos vuelva a ocultar la estrella por nuestra culpa.

Que nos bendigas, para que podamos seguir recorriendo con ilusión los caminos de nuestra vida.

 

Amén.

miércoles, 5 de enero de 2022

Reyes que venís por ellas


Reyes que venís por ellas,
no busquéis estrellas ya,
porque donde el sol está
no tienen luz las estrellas.

Mirando sus luces bellas,
no sigáis la vuestra ya,
porque donde el sol está
no tienen luz las estrellas.

Aquí parad, que aquí está
quien luz a los cielos da:
Dios es el puerto más cierto,
si habéis hallado puerto
no busquéis estrellas ya.

No busquéis la estrella ahora:
que su luz ha oscurecido
este Sol recién nacido
en esta Virgen Aurora.

Ya no hallaréis luz en ellas,
el Niño os alumbra ya,
porque donde el sol está
no tienen luz las estrellas.

Aunque eclipsarse pretende,
no reparéis en su llanto,
porque nunca llueve tanto
como cuando el sol se enciende.

Aquellas lágrimas bellas
la estrella oscurecen ya,
porque donde el sol está
no tienen luz las estrellas.

Amén.
----------
Es un himno de la Liturgia de las Horas.

domingo, 2 de enero de 2022

El regalo que yo quiero


Yo no deseo un regalo
que se compre con dinero.
He de pedir a los Reyes
algo que aquí no tengo:
pido dones de alegría
y la canción del jilguero,
y la flor de la esperanza
y una fe que venza el miedo.

Pido un corazón muy grande
para amar al mundo entero.
Yo pido a los Reyes Magos
las cosas que hay en el cielo:
un vestido de ternura,
una cascada de besos,
la hermosura de los ángeles,
sus villancicos y versos
y una sonrisa del Niño,
el regalo que yo quiero.
----------
Es un poema de Gloria Fuertes, poetisa española que nació y murió en Madrid (1917-1998).

jueves, 30 de diciembre de 2021

Mi burrito sabanero


Con mi burrito sabanero, voy camino de Belén.
Con mi burrito sabanero, voy camino de Belén.
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

El lucerito mañanero ilumina mi sendero.
El lucerito mañanero ilumina mi sendero.
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

Con mi cuatrico, voy cantando, mi burrito va trotando.
Con mi cuatrico voy cantando, mi burrito va trotando.
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

Tuki tuki tuki tuki, tuki tuki tuki ta.
Apúrate, mi burrito, que ya vamos a llegar.
Tuki tuki tuki tuki, tuki tuki tuki tu.
Apúrate, mi burrito, vamos a ver a Jesús.

Con mi burrito sabanero, voy camino de Belén.
Con mi burrito sabanero, voy camino de Belén.
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

El lucerito mañanero ilumina mi sendero.
El lucerito mañanero ilumina mi sendero.
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

Con mi cuatrico, voy cantando, mi burrito va trotando.
Con mi cuatrico voy cantando, mi burrito va trotando.
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

Tuki tuki tuki tuki, tuki tuki tuki ta.
Apúrate, mi burrito, que ya vamos a llegar.
Tuki tuki tuki tuki, tuki tuki tuki tu.
Apúrate, mi burrito, vamos a ver a Jesús.

Con mi burrito sabanero, voy camino de Belén.
Con mi burrito sabanero, voy camino de Belén.
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

Si me ven, si me ven, voy camino de Belén
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén
Si me ven, si me ven, voy camino de Belén

domingo, 26 de diciembre de 2021

Hacia Belén va una burra


Hacia Belén va una burra
rin, rin,
yo me remendaba,
yo me remendé,
yo me eché un remiendo,
yo me lo quité.
Cargada de chocolate.

 

Lleva su chocolatera
rin, rin,
yo me remendaba,
yo me remendé,
yo me eché un remiendo,
yo me lo quité.
Su molinillo y su anafre.

 

María, María,
ven acá corriendo,
que el chocolatillo
se lo están comiendo.

En el Portal de Belén
rin, rin,
yo me remendaba,
yo me remendé,
yo me eché un remiendo,
yo me lo quité.
Han entrado los ratones.

 

Y al bueno de San José
rin,rin,
yo me remendaba,
yo me remendé,
yo me eché un remiendo,
yo me lo quité.
Le han roído los calzones.


María,María,
ven acá corriendo,
que los calzoncillos,
los están royendo.

En el portal de Belén
rin,rin,
yo me remendaba,
yo me remendé,
yo me eché un remiendo,
yo me lo quité.
Unos ladrones han entrado.

 

Y al Niño que está en la cuna
rin,rin,
yo me remendaba,
yo me remendé,
yo me eché un remiendo,
yo me lo quité.
Los pañales le han robado.

María, María
ven acá volando
que los pañalillos,
los están robando.

sábado, 18 de diciembre de 2021

Oración a San Juan Bautista


Bendito San Juan Bautista, que fuiste elegido para anunciar a los hombres la venida del reino de Cristo, guía nuestros pasos por las sendas de la justicia y la paz, y alcánzanos del Señor su misericordia y perdón.

Gloriosísimo San Juan Bautista, precursor de mi Señor Jesucristo, lucero hermoso del mejor sol, trompeta del Cielo, voz del verbo eterno, consígueme del Señor su benevolencia y bendición.

Tú que eres el mayor de los santos y alférez del Rey de la Gloria, que eres más hijo de la gracia que de la naturaleza, y por todas las razones príncipe poderosísimo en el Cielo, consígueme del Señor su clemencia y protección.

Glorioso San Juan Bautista, hoy en mi desespero te ruego que me ayudes en estos duros momentos, necesito tu valioso auxilio para solucionar mis penas y miserias, media ante el Señor para que me conceda... (aquí se hace la petición).

Te pido mártir invencible que no desoigas mis penas y por los privilegios con que te enriqueció Dios consigue que mi pedido sea concedido lo antes posible si fuere conveniente para mi salvación; y si no, una perfecta resignación, con abundante gracia, que haciéndome amigo de Dios, me asegure las felicidades eternas de la Gloria.

Amén. 

----------

Devoción a San Juan Bautista.

lunes, 13 de diciembre de 2021

Oración a San Juan de la Cruz


Glorioso Padre nuestro San Juan de la Cruz, a quien el Señor quiso destinar para compartir con la Santa Madre Teresa los trabajos de la insigne Reforma de la Orden del Carmelo, hasta poblar España de monasterios de descalzos que hicieron célebre vuestro nombre, y venerada vuestra memoria: yo os felicito porque os cupo tan gran dicha, así como por la felicidad de que gozáis en el cielo, en justo premio de tantas y tan grandes virtudes; y os pido, Santo Padre mío, me alcancéis de Dios un gran amor a la Sacratísima Virgen María, que fue el principal distintivo de vuestra gloriosa vida, para que, sirviéndola aquí en la tierra, pueda gozar de ella con Vos en el Cielo.

Amén.

lunes, 6 de diciembre de 2021

Oración a la Inmaculada


Virgen Santa e Inmaculada, a ti, que eres el orgullo de nuestro pueblo y el  amparo maternal de nuestra ciudad, nos acogemos con confianza y amor.

Eres toda belleza, María. En ti no hay mancha de pecado.

Renueva en nosotros el deseo de ser santos: que en nuestras palabras resplandezca la verdad, que nuestras obras sean un canto a la caridad, que en nuestro cuerpo y en nuestro corazón brillen la pureza y la castidad, que en nuestra vida se refleje el esplendor del Evangelio.

Eres toda belleza, María. En ti se hizo carne la Palabra de Dios.

Ayúdanos a estar siempre atentos a la voz del Señor: que no seamos sordos al grito de los pobres, que el sufrimiento de los enfermos y de los oprimidos no nos encuentre distraídos, que la soledad de los ancianos y la indefensión de los niños no nos dejen indiferentes, que amemos y respetemos siempre la vida humana.

Eres toda belleza, María. En ti vemos la alegría completa de la vida dichosa con Dios.

Haz que nunca perdamos el rumbo en este mundo: que la luz de la fe ilumine nuestra vida, que la fuerza consoladora de la esperanza dirija nuestros pasos, que el ardor entusiasta del amor inflame nuestro corazón, que nuestros ojos estén fijos en el Señor, fuente de la verdadera alegría.

Eres toda belleza, María. Escucha nuestra oración, atiende a nuestra súplica:
que el amor misericordioso de Dios en Jesús nos seduzca, que la belleza divina nos salve, a nosotros, a nuestra ciudad y al mundo entero.

Amén.
----------
Esta oración se rezó el 8 de diciembre de 2013 en el Acto de veneración a la Inmaculada Concepción en la Plaza de España de Roma (Italia).