lunes, 26 de septiembre de 2022

Oración a San Cosme y San Damián

Gloriosos Santos Cosme y Damián, con humildad y confianza de hijo devoto, me postro lleno de fe frente a ustedes para implorar su potente protección.

La piedad que han tenido frente a los que sufren me animan a pedir por la sanación de… (mencionar el nombre de la persona enferma).

Sé que una palabra de ustedes puede obtener del Señor esta esperada gracia. Escuchen por favor mi súplica.

Gloria al Padre…

Valientes Mártires ustedes pueden hacer que nuestro Señor Jesucristo escuche mis oraciones, Él que atravesó Palestina beneficiando a todos y sanando a los enfermos, no podrá desoír mis gemidos, si mis plegarias llegan a Su Majestad a través de su poderosa intercesión.

Gloria al Padre…

Poderosos Santos, sus corazones, siempre inflamados por el fuego sagrado que el Redentor vino a traer sobre la tierra para la salvación de la humanidad, han consolado a los que con fe han recurrido a ustedes en las tribulaciones de la vida.

Tengo la seguridad que no seré desilusionado en mi esperanza de la sanación del cuerpo y del alma de…

Gloria al Padre…

----------

San Cosme y San Damián, fueron unos hermanos, posiblemente gemelos, que ejercieron la medicina y fueron martirizados por el Emperador Diocleciano hacia el año 300. Son conocidos como los santos médicos, al ejercer en Siria dicha profesión y conseguir numerosas curaciones. Su festividad se celebra el 26 de septiembre.

domingo, 18 de septiembre de 2022

Oración a San José de Cupertino para ayudar en exámenes y estudios

San José de Cupertino, modelo de paciencia y humildad, ruega por mí.

San José de Cupertino,
tesoro de gracia, ruega por mí.

San José de Cupertino,
hoguera de amor de Dios, ruega por mí.

Gloriosísimo San José de Cupertino,
benefactor de los estudiantes,
protector de los examinandos,
no desdeñéis las súplicas que os dirijo
implorando vuestro auxilio en los exámenes de mis estudios.

Alcanzadme del Señor que,
como verdadera fuente de luz y sabiduría,
disipe las dos clases de tinieblas de mi entendimiento,
el pecado y la ignorancia,
instruyendo mi lengua
y difundiendo en mis labios la gracia de su bendición.

Dadme agudeza para entender,
capacidad para retener,
método y facultad para aprender,
sutileza para interpretar,
y en el momento del examen,
gracia y abundancia para hablar,
acierto al empezar,
dirección al progresar y perfección al acabar,
si así conviene a la mayor gloria de Dios
y provecho de mi alma.

San José de Cupertino,
espejo de fe y esperanza, ruega por mí
y pide para que sea ayudado en:

(Pedir lo que se quiere conseguir).


San José de Cupertino,
fuente de caridad, ruega por mí.

Amén.

Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias.

----------

San José de Cupertino, nació en la localidad italiana de dicho nombre en 1603. Fue ordenado sacerdote y realizó numerosos milagros, curaciones y tuvo numerosos éxtasis, en alguno de los cuales, salió volando. Falleció en 1663. Fue beatificado en 1753, por el Papa Benedicto XIV y canonizado en 1767 por el Papa Clemente XIV. Su festividad se celebra el 18 de septiembre.

viernes, 29 de julio de 2022

Oración a Santa Marta


Oh Santa Marta bendita, que tantas veces tuviste el honor y la alegría de hospedar a Jesús en el seno familiar de Betania, de prestarle personalmente tus servicios domésticos, y que junto con tus hermanos Lázaro y María, gozaste de su divina presencia y doctrina, ruega por mí y por mi familia, para que en ella se conserve el amor, el respeto y la paz, para que todos sus miembros vivamos en obediencia a la ley de Dios, y para que sólo Él, y no el mundo ni el pecado, reinen en nuestro hogar.

Libra a mi familia de toda desgracia espiritual y material.

Ayúdame en el cuidado de mis hijos y familiares, concédeme la dicha de verlos unidos bajo la mirada paternal de Dios en la Tierra.

Te suplico me ayudes a vencer las dificultades con el poder de la santa cruz con que tú misma venciste al dragón que tienes rendido a tus pies.

Amén

----------

La festividad de Santa Marta se celebra el 29 de julio.

miércoles, 20 de julio de 2022

Oración para pedir por la salud de un padre enfermo


Señor misericordioso, me inclino ante ti y te pido que escuches la oración por mi padre enfermo.

Señor, te ruego por favor, que tengas piedad de mí porque estoy sufriendo por la impotencia de no poder ayudarlo a sanar su dolor, de no poder hacer más para ayudarlo.

Y te pido piedad por él, calma su sufrimiento, sana sus heridas, su enfermedad y su dolor.

Amado Señor Jesucristo, te pido que fortalezcas su cuerpo que se encuentra muy débil, que le des la fortaleza espiritual, mental y física que necesita para salir bien de esta enfermedad; para recuperarse completamente y volver a ser el de antes.

Limpia de su cuerpo, Señor, toda impureza que esté causando esta enfermedad, ayúdalo a sanar pronto Señor, te lo pido de todo corazón.

Con mi corazón de hijo, te pido una nueva oportunidad para él, para que pueda levantarse de esa cama sano y volver a disfrutar de la vida y de su familia, esta vez incluso con mayor amor y agradecimiento por la vida que lo que lo hacía antes.

Precioso Señor Jesús, ven a mi llamado, sana mi corazón y permíteme volver a disfrutar de mi padre sano y fuerte; volver a tener la oportunidad de decirnos las cosas que no nos hemos dicho y hacer las cosas que dejamos de hacer.

Volver a disfrutar de nuestra relación, sanar nuestras heridas y aprender de esta experiencia.

Sánalo, Señor, devuélvele las ganas de vivir, de luchar, de hacer cosas, de compartir con su familia.

Que sienta tu amor y que sienta que es importante para nosotros y necesitamos que esté bien y se recupere pronto.

Te ruego Señor, una nueva oportunidad para tener a mi padre a mi lado sano.

Bendice Señor, a los médicos que lo están ayudando, dales mucha sabiduría para que sus diagnósticos y tratamientos sean oportunos y efectivos.

Ellos no son nada sin ti Señor, al igual que nosotros. Solo Tú, puedes obrar maravillas en la vida de los hombres, por eso, Tú eres mi esperanza y mi fortaleza.

Te entrego Señor, la vida de mi padre, para que Tú la renueves y le des ese aliento de vida y salud que su cuerpo necesita en estos momentos.

Te doy infinitas gracias, Señor. Hágase siempre tu voluntad.

Amén.

lunes, 27 de junio de 2022

Oración por los hijos a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro


¡Madre mía, socorre a mis hijos!
Que esta palabra sea el grito de
mi corazón desde la aurora.
¡Oh María! Que tu bendición
los acompañe, los guarde, los defienda
los anime, los sostenga en todas
partes y en todas las cosas.

Cuando postrados ante la
presencia del Señor le ofrezcan
sus tributos de alabanza y
oración, cuando le presenten
sus necesidades, o imploren
sus divinas misericordias.
¡Madre mía socorre a mis hijos!

Cuando se dirijan al trabajo
donde el deber los llama,
cuando pasen
de una ocupación a otra,
a cada movimiento que ejecuten,
a cada paso que den
y a cada nueva acción.
¡Madre mía socorre a mis hijos!

Cuando la prueba venga
a ejercitar su debilísima virtud
y el cáliz del sufrimiento se
muestre antes sus ojos,
cuando la Divina Misericordia,
quiera instruirlos y
purificarlos por el sufrimiento.
¡Madre mía socorre a mis hijos!

Cuando el infierno
desencadenado contra ellos
se esfuerce en seducirlos
con los atractivos del placer,
las violencias de las tentaciones
y los malos ejemplos.
¡Madre mía socorre y preserva
de todo mal a mis hijos!

Cuando se dirijan a buscar
el remedio de sus males
y la curación de sus heridas
en el Tribunal de la
reconciliación y de la paz.
¡Madre mía socorre a mis hijos!

Cuando se acerquen
a la Sagrada Mesa
para alimentarse con el
Pan de los Ángeles,
con el Verbo hecho carne
por nosotros
en tus purísimas entrañas.
¡Madre mía bendice a mis hijos!

Cuando en la noche
se dispongan al descanso
a fin de continuar con nuevo fervor
al día siguiente su camino hacia la patria eterna
¡Madre mía bendice a mis hijos!

Que tu bendición, Madre mía,
descienda sobre ellos,
en el día, en la noche,
en el consuelo, en la tristeza,
en el trabajo, en el descanso,
en la salud y en la enfermedad,
en la vida y en la muerte
y que esta no sea repentina,
y por toda una eternidad.

Así Sea.

(Se rezan tres avemarías).

Oh Señora Madre del Perpetuo Socorro,
ruega por nosotros que acudimos a ti.
Te confiamos a todos los hijos
para que los guíes y protejas siempre.

Amén.
----------
La festividad de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro se celebra el 27 de junio.

viernes, 10 de junio de 2022

Oraciones de la Legión de María

ORACIONES AL EMPEZAR:

 

En el nombre del Padre...

 

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de de tus fieles y enciende en ellos la llama de tu amor.

 

V. Envía, Señor, tu Espíritu y todo será creado.
R. Y renovarás la faz de la tierra.


OREMOS:


Oh Dios, Padre nuestro, derrama los dones de tu Espíritu sobre el mundo: enviaste al
Espíritu a tu Iglesia para iniciar la enseñanza del Evangelio; que sea ahora tu Espíritu el
que continúe trabajando en el mundo a través de los corazones de todos los que creen en ti. 

 

Por Cristo nuestro Señor.

 

Amén.

 

V. Señor, ábreme los labios.
R. Y mi boca proclamará tu alabanza.
V. Dios mío, ven en mi auxilio.
R. Señor, date prisa en socorrerme.
V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,
R. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.

 

Amén.


Se reza el Santo Rosario y la Salve.

 

V. Ruega por nosotros, santa Madre de Dios,
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.


OREMOS:

 

Oh Dios, cuyo Hijo Unigénito nos obtuvo la salvación eterna por medio de su vida,
muerte y resurrección, concédenos, a quienes meditamos estos misterios en el rosario de la bienaventurada Virgen María, imitar lo que enseñan y alcanzar lo que prometen.

 

Por Jesucristo nuestro Señor.

 

Amén.

 

V. Sacratísimo Corazón de Jesús.
R. Ten piedad de nosotros.
V. Inmaculado Corazón de María.
R. Ruega por nosotros.
V. San José.
R. Ruega por nosotros.
V. San Juan Evangelista.
R. Ruega por nosotros.
V. San Luis María de Montfort.
R. Ruega por nosotros.


En el nombre del Padre...

 

CATENA LEGIONIS:

 

Antífona:

 

¿Quién es Esta que va subiendo cual aurora naciente, bella como la luna, brillante como el sol, terrible como un ejército formado en batalla?


Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.


Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso
ha hecho obras grandes por mí;
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles,
de generación en generación.

 

Él hace proezas con brazo;
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

 

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
- como lo había prometido a nuestros padres -
en favor de Abrahán y su descendencia
por siempre.

 

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

 

Amén.

 

Antífona:

 

¿Quién es Esta que va subiendo cual aurora naciente, bella como la luna, brillante como el sol, terrible como un ejército formado en batalla?

 

V. Oh María, sin pecado concebida,
R. Ruega por nosotros que recurrimos a ti.


Oremos:

 

Oh Señor Jesucristo, medianero nuestro delante del Padre, que constituiste a la santísima Virgen, tu Madre, madre nuestra y medianera delante de ti, haz que cuantos a ti acudieren para pedirte beneficios se gocen de haberlo conseguido todo por Ella.

 

Amén.


ORACIONES FINALES:


Bajo tu protección nos acogemos, santa Madre de Dios; no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades; antes bien, líbranos siempre de todo peligro, oh
Virgen gloriosa y bendita.

 

V. María Inmaculada, Medianera de todas las gracias,
R. Ruega por nosotros.
V. San Miguel y San Gabriel.
R. Rogad por nosotros.
V. Todas las potestades del cielo, Legión angélica de María.
R. Rogad por nosotros.
V. San Juan Bautista.
R. Ruega por nosotros.
V. Santos Pedro y Pablo,
R. Rogad por nosotros.

 

OREMOS:

 

Señor, concédenos a cuantos servimos bajo el estandarte de María, la plenitud de fe en ti y confianza en Ella, a las que se ha concedido la conquista del mundo. 

 

Concédenos una fe viva, que, animada por la caridad, nos habilite para hacer todas nuestras acciones por puro amor a ti, y a verte y servirte en nuestro prójimo; una fe firme e inconmovible como una roca, por la cual estemos tranquilos y seguros en las cruces, afanes y desengaños de la vida; una fe valerosa que nos empresas por tu gloria y por la salvación de las almas; una fe que sea la Columna de Fuego de nuestra Legión, que hasta el fin nos lleve unidos, que encienda en todas partes el fuego del Amor de Dios, que ilumine a aquellos que están en oscuridad y sombra de muerte, que inflame a los tibios, que resucite a los muertos por el pecado; y que guíe nuestros pasos por el Camino de la Paz, para que, terminada la lucha de la vida, nuestra Legión se reúna sin pérdida alguna en el reino de tu amor y gloria.

 

Amén.

 

Las almas de nuestros legionarios y las almas de todos los fieles difuntos descansen en paz por la misericordia de Dios.

 

Amén.

 

En el nombre del Padre... 

 

----------

La Legión de María es un movimiento católico, fundado en 1921, cuya finalidad es la gloria de Dios por medio de la santificación de sus miembros.

lunes, 6 de junio de 2022

Acto de confianza de San Claudio de la Colombière


Estoy tan convencido, Dios mío, de que velas sobre todos los que esperan en ti, y de que no puede faltar cosa alguna a quien aguarda de ti todas las cosas, que he determinado vivir de ahora en adelante sin ningún cuidado, descargando en ti todas mis solicitudes: «en paz me duermo y al punto descanso, porque Tú, Señor, me has afirmado singularmente en la esperanza» (Sal 4,10).
 
Despójenme, en buena hora, los hombres de los bienes y de la honra, prívenme las enfermedades de las fuerzas e instrumentos de serviros; pierda yo por mí mismo vuestra gracia pecando, que no por eso perderé la esperanza; antes la conservaré hasta el último suspiro de mi vida y serán vanos los esfuerzos de todos los demonios del infierno por arrancármela: en paz me duermo y al punto descanso.
 
Que otros esperen la dicha de sus riquezas o de sus talentos: que descansen otros en la inocencia de su vida, o en la aspereza de su penitencia, o en la multitud de sus buenas obras, o en el fervor de sus oraciones; en cuanto a mí toda mi confianza se funda en mi misma confianza: «Tú, Señor, me has afirmado singularmente en la esperanza» (Sal 4,10). Confianza semejante jamás salió fallida a nadie: «Nadie esperó en el Señor y quedó confundido» (Sir 2,11).
 
Así que seguro estoy de ser eternamente bienaventurado, porque espero firmemente serlo, y porque eres Tú, Dios mío, de quien lo espero: «en ti, Señor, he esperado; no quedaré avergonzado jamás» (Sal 30,2; 70,1).
 
Conocer, demasiado conozco que por mí soy frágil y mudable; sé cuánto pueden las tentaciones contra las virtudes más robustas; he visto caer las estrellas del cielo y las columnas del firmamento; pero nada de eso logra acobardarme. Mientras yo espere, estoy a salvo de toda desgracia; y de que esperaré siempre estoy cierto, porque espero también esta esperanza invariable.
 
En fin, para mí es seguro que nunca será demasiado lo que espere de ti, y que nunca tendré menos de lo que hubiere esperado. Por tanto, espero que me sostendrás firme en los riesgos más inminentes y me defenderás en medio de los ataques más furiosos, y harás que mi flaqueza triunfe de los más espantosos enemigos.
 
Espero que Tú me amarás a mí siempre y que te amaré a ti sin intermisión, y para llegar de un solo vuelo con la esperanza hasta dónde puede llegarse, espero a ti mismo, de ti mismo, oh Criador mío, para el tiempo y para la eternidad.
 
Amén.
----------
Este Acto de confianza es parte de un sermón del Santo sobre el amor de Dios: Oeuvres, IV, 215. Cf. carta XCVI. San Claudio de la Colombière (1641-1682) fue un santo francés que propagó por todo el mundo la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Fue confesor de Santa Margarita y fue canonizado por el Papa Juan Pablo II en 1992. Su festividad se celebra el 15 de febrero.