lunes, 3 de marzo de 2014

Oración para el miércoles de ceniza


Padre bueno, concédenos poder inaugurar, con este ayuno santo, la vigilancia propia de nuestro combate cristiano, para que el vigor que comunica a nuestro ser la austeridad de la Cuaresma, afirme nuestra fortaleza en la lucha cotidiana contra el mal y en el progreso de la virtud.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.