martes, 5 de febrero de 2013

Prefacio de la Solemnidad de la Santísima Trinidad


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno. Que con tu único Hijo y el Espíritu Santo eres un solo Dios, un solo Señor, no una sola Persona, sino tres Personas en una sola naturaleza.



Y lo creemos de tu gloria, porque Tú lo revelaste, lo afirmamos también de tu Hijo, y también del Espíritu Santo, sin diferencia ni distinción.

De modo que, al proclamar nuestra fe en la verdadera y eterna Divinidad, adoramos tres Personas distintas, de única naturaleza e iguales en su dignidad.

A quién alaban los ángeles y los arcángeles y todos los coros celestiales, que no cesan de aclamarte con una sola voz: Santo, Santo, Santo...
----------
La Solemnidad de la Santísima Trinidad se celebra el primer domingo después de Pentecostés.