martes, 29 de enero de 2013

Él es mi protección



El es mi protección,
mi escudo,
mi guía,
mi salvación.

Llegó sin condición,
y del lodo,
sacó un corazón
dando vida a su creación.

Su aliento sopló
y mi vida empezó,
me entregó
hasta la misma tierra
de donde me sacó.

Maldito pecado
que me separó;
pero gran misericordia,
que me redimió.

Con su amor amable y humilde,
amor paciente y ferviente,
amor de Padre y de madre,
amor de valiente.

Gracias Señor por el sacrificio
de mi Salvador,
gracias Señor por las maravillas
de mi Creador.


Te entrego todo lo que tengo,
mi vida, mi familia, mis logros,
te entrego mi corazón,
tómalo en acción de gracias
por mi salvación.

----------
Poema enviado por Elizabeth Rodríguez (Miami, Estados Unidos de América) rdrg39@aol.com