martes, 26 de junio de 2012

Devoción a San Juan Bautista


Oh glorioso San Juan Bautista, el profeta más grande entre los nacidos de mujer (Lucas 7, 28), aunque fuiste santificado en el vientre de tu madre y llevaste una vida inocente, por tu propia voluntad, te olvidaste de ti mismo y te dedicaste a la práctica de la austeridad y la penitencia. Te pedimos, nos obtengas de nuestro Señor la gracia de ser totalmente separados, al menos en nuestros corazones, de los bienes terrenos, para practicar con recogimiento interior, la mortificación y la santa oración.

Oh mi más celoso apóstol, que, sin tener que ofrecer un sólo milagro a los demás, sino solamente por el ejemplo de tu vida de penitencia y el poder de tu palabra, preparaste a la multitud, con el fin de disponerla para recibir al Mesías y escuchar su doctrina celestial. Haz que podamos, por medio del ejemplo de una vida santa y el ejercicio de toda buena obra, llevar muchas
almas a Dios, especialmente aquellas que se encuentran en la oscuridad y la ignorancia y separadas por el vicio.

Oh mártir invencible, que, por el honor de Dios y la salvación de las almas, quisiste con firmeza y constancia soportar la impiedad de Herodes, incluso a costa de tu propia vida, y lo reprendiste abiertamente por su mala y disoluta vida; te pedimos que por tu intercesión, nos obtengas un corazón valiente y generoso, con el fin de que podamos profesar abiertamente nuestra fe en la obediencia fiel a las enseñanzas de Jesucristo, nuestro divino Maestro.

V. Ruega por nosotros, San Juan Bautista,
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo.
 
Oremos

Oh Dios, que has hecho este día para ser honrado en los ojos de la natividad (o conmemoración) del bienaventurado Juan Bautista, concede a tu pueblo la gracia de la alegría espiritual, y dirige las mentes de todos los fieles en el camino de la salvación eterna.

Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén.
----------
La festividad del nacimiento de San Juan Bautista se celebra el 24 de junio. A diferencia de la mayoría de los santos, se celebra su nacimiento porque fue santificado en el vientre de su madre cuando la Virgen María, embarazada de Nuestro Señor Jesucristo, visita a su prima Isabel, según relata el Evangelio.

viernes, 15 de junio de 2012

Consagración al Divino Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María


Oh, Corazón Divino de Jesús y Corazón Inmaculado de María, yo me entrego a Vos y os entrego todo mi corazón.

Quiero conservar mi fe y cumplir los mandatos y las Leyes de la Iglesia.

Quiero ser firme en esta consagración.
----------
Es un mensaje de la Santísima Virgen en El Escorial (España) el 4 de diciembre de 1993. Estas revelaciones marianas están siendo estudiadas por la Iglesia Católica.

jueves, 14 de junio de 2012

Oración al Sagrado Corazón de Jesús


Señor Jesucristo que dijiste: "Pedid y recibiréis; buscad y encontraréis; llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, y el que busca encuentra, y a quien llama se le abre".

Tus palabras me infunden confianza, sobre todo en los momentos de necesidad:

Se ora en silencio presentando la intención por la que se desea pedir.

¿A quién he de pedir, sino a ti, cuyo Corazón es un manantial inagotable de todas las gracias y dones?

¿Dónde he de buscar sino en el tesoro de tu corazón, que es misericordioso?

¿A dónde he de llamar sino a la puerta de ese Corazón Sagrado, a través del cual Dios viene a nosotros, y por medio del cual vamos a Dios?

A ti acudimos, Corazón de Jesús, porque en ti encontramos consuelo, cuando afligidos pedimos protección; cuando cansados por el peso de nuestra cruz, buscamos ayuda; cuando la angustia, la enfermedad, la soledad o el fracaso nos impulsan a buscar una fuerza superior a las fuerzas humanas.

Creo firmemente en ti, en tu misericordia que no tiene límites y confío en tu Corazón compasivo.

Quiero que mi corazón esté lleno de la confianza con que oró el centurión romano en favor de su criado; de la confianza con que oraron las hermanas de Lázaro, los leprosos, los ciegos, los paralíticos que se acercaban a ti porque sabían que tus oídos y tu Corazón estaban siempre abiertos para oír y remediar sus males.

Concédeme mirar las cosas, mi situación, mis problemas, mi vida entera, desde otro ángulo, con más espíritu de fe.

Deseo amarte, adorarte y servirte, oh buen Jesús.

Amén.

Ave María.
Gloria al Padre.

Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío.
Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío.
Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío. 
----------
Junio es el mes del Sagrado Corazón de Jesús.

jueves, 7 de junio de 2012

Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo


Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo,
un solo Dios y Padre.

Llamados a guardar la unidad del Espíritu

por el vínculo de la paz, cantamos y proclamamos:

Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo,
un solo Dios y Padre.

Llamados a formar un solo cuerpo

en un mismo Espíritu, cantamos y proclamamos:

Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo,
un solo Dios y Padre.

Llamados a compartir una misma
esperanza en Cristo, cantamos y proclamamos:

Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo,
un solo Dios y Padre.

miércoles, 6 de junio de 2012

Oración por los pobres


Señor, enséñanos a no amarnos a nosotros mismos, a no amar solamente a nuestros amigos, a no amar sólo a aquellos que nos aman.

Enséñanos a pensar en los otros y a amar, sobre todo, a aquellos a quienes nadie ama.

Concédenos la gracia de comprender que, mientras nosotros vivimos una vida demasiado feliz, hay millones de seres humanos, que son también tus hijos y hermanos nuestros, que mueren de hambre, sin haber merecido morir de hambre; que mueren de frío, sin haber merecido morir de frío…

Señor, ten piedad de todos los pobres del mundo. Y no permitas, Señor, que nosotros vivamos felices solos.

Haznos sentir la angustia de la miseria universal, y líbranos de nuestro egoísmo.
 
Amén.

lunes, 4 de junio de 2012

Oración de la mañana


Señor, en el silencio de este día que nace, vengo a pedirte paz, sabiduría y fuerza.

Hoy quiero mirar al mundo con ojos llenos de amor.

Ser paciente, comprensivo, humilde, suave y bueno.

Ver a tus hijos detrás de las apariencias, como los ves Tú mismo, para así poder apreciar la bondad de cada uno. 

Cierra mis oídos a toda murmuración.

Guarda mi lengua de toda maledicencia.

Que sólo los pensamientos que bendigan permanezcan en mí.

Quiero ser tan bienintencionado y bueno que todos los que se acerquen a mi sientan tu presencia.

Revísteme de tu bondad Señor y haz que en este día yo te refleje.


Amén.