sábado, 31 de diciembre de 2011

Oración de fin y principio de año


Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad,
tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.

Al terminar este año quiero darte gracias
por todo aquello que recibí de ti.

Gracias por la vida y el amor, por las flores,
el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto
fue posible y por lo que no pudo ser.

Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que
pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos
y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé,
las amistades nuevas y los antiguos amores,
los más cercanos a mí y los que estén más lejos,
los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar,
con los que compartí la vida, el trabajo,
el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón,
perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado,
por la palabra inútil y el amor desperdiciado.
Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho,
y perdón por vivir sin entusiasmo.

También por la oración que poco a poco fui aplazando
y que hasta ahora vengo a presentarte.

Por todos mis olvidos, descuidos y silencios
nuevamente te pido perdón.

En los próximos días iniciaremos un nuevo año
y detengo mi vida ante el nuevo calendario
aún sin estrenar y te presento estos días
que sólo Tú sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría,
la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad
llevando a todas partes un corazón lleno
de comprensión y paz.

Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios
a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre, en cambio, mi ser a todo lo que es bueno
que mi espíritu se llene sólo de bendiciones
y las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que,
cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí
encuentren en mi vida un poquito de ti.

Danos un año feliz y enséñanos
a repartir felicidad.

Amén.

viernes, 30 de diciembre de 2011

Oración a San Gabriel Arcángel


San Gabriel Arcángel, mensajero del Señor, oh Dios, que entre todos los ángeles elegiste al Arcángel San Gabriel para anunciar el misterio de tu Encarnación; concédenos benignamente que los que celebramos su festividad en la tierra, experimentemos su patrocinio en el cielo. 

Amén. 

(Aquí se pide la gracia que se desea conseguir).
 

Se reza un Padre Nuestro, un Ave María, y un Gloria.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Oración a la Madre María Ana Alberdi (para la devoción privada)


Oh Beatísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, que, en la Madre María Ana Alberdi te has dignado bendecir a la Orden de la Inmaculada Concepción (Concepcionista Franciscana), fundada por Santa Beatriz de Silva, danos la gracia de verla pronto en los altares y concedernos lo que con Fe te imploramos por su intercesión, para la gloria de tu Nombre y bien de toda la Iglesia.

Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén.

Tres glorias a la Santísima Trinidad (con las debidas licencias).
----------
De conformidad con los decretos de Urbano VIII en nada se pretende prevenir el juicio de la Iglesia. Esta oración no tiene finalidad alguna de culto público.

La Comunidad de Religiosas Concepcionistas Franciscanas encomiendan, diariamente, a la Sierva de Dios Madre Mª. Ana, las necesidades e intenciones de sus devotos. El 27 de cada mes se aplica una misa por las mismas intenciones y en sufragio de los devotos difuntos.

Pueden comunicar las gracias y favores recibidas por la intercesión de la Madre María Ana Alberdi, así como enviar donativos a:
Causa de Beatificación y Canonización de la Madre María Ana Alberdi
M. Abadesa, Concepcionistas Franciscanas.
C/ Toledo 52. 28005 Madrid.
Teléfono: 91 365 56 82
E-mail: anaalberdi11@hotmail.com

Cuenta bancaria:
Concepcionistas Franciscanas
Beatificación Madre Ana
Banco Popular 0075 0001 86 0607085159

martes, 27 de diciembre de 2011

El sacerdote, don de Dios para el mundo (Oración del día del Seminario 2011)


Señor Jesús,
que nos prometiste: «pedid y recibiréis, llamad y se os abrirá»,
regálanos las vocaciones sacerdotales
que tanto necesita tu Iglesia y el mundo de hoy.

Haz que las familias sean el campo fértil donde puedan germinar.
Bendice el trabajo apostólico de catequistas y educadores,
para que logren despertar y madurar la vocación sacerdotal
en aquellos que tú, Señor, has elegido a tu servicio.

Ilumina la tarea educativa de los formadores del Seminario
para que creen un verdadero cenáculo
donde el encuentro contigo ayude a cada seminarista
a configurar su corazón, de Buen Pastor, con el tuyo.
Que Santa María, Reina de los Apóstoles,
lleve de la mano a los seminaristas y sacerdotes para que sean
realmente gloria de la Iglesia
y un verdadero don de Dios para el mundo.

Amén.
----------
El día del Seminario se celebra todos los años el 19 de marzo. Esta oración corresponde al año 2011, pero sirve para rezar, en cualquier momento, por las vocaciones sacerdotales.

En este blog también se puede encontrar la Oración por los seminaristas.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Bendición de la mesa en Nochebuena o Navidad


Bendice, Señor, nuestra mesa de Nochebuena/Navidad.

Señor, en muchas casas y a estas horas, estamos reunidos para cenar/comer en familia, recordando la Buena Noticia: "Hoy en Belén, os ha nacido el Salvador, el Mesías, el Señor".

Hoy, Señor, te damos gracias, por hacerte Palabra y Carne para todos.

Hoy te pedimos que bendigas esta mesa y a esta familia para que permanezca unida.

Que sea signo de lo que deseamos que sea el mundo: una gran familia.

Nos duelen muchas cosas del mundo en esta Navidad...

¡Que nuestra casa, Jesús recién nacido, te acoja en los más necesitados!

¡Que nuestra casa, Jesús, acoja tu Palabra!

¡Que sea la casa de todos!

Tú seras bienvenido, Señor, siempre a esta casa.

¡Bendice, Señor, nuestra familia en Navidad!

Amén.
----------
En este blog también se puede encontrar la Bendición de la mesa.


martes, 20 de diciembre de 2011

Me invocará y lo escucharé


Me invocará y lo escucharé,
lo defenderé y lo glorificaré,
lo saciaré de largos días
y le haré ver mi salvación.
 
Tú que habitas al amparo del Altísimo
di al Señor: "Dios mío, confío en ti."

Me invocará y lo escucharé,
lo defenderé y lo glorificaré,
lo saciaré de largos días
y le haré ver mi salvación.

El Señor ha dado órdenes a sus ángeles
para que te guarden en tus caminos.

Me invocará y lo escucharé,
lo defenderé y lo glorificaré,
lo saciaré de largos días
y le haré ver mi salvación.

Contempladlo, y quedaréis radiantes,
vuestro rostro no se avergonzará.

Me invocará y lo escucharé,
lo defenderé y lo glorificaré,
lo saciaré de largos días
y le haré ver mi salvación.

Oh Dios, crea en mí un corazón puro.
Renuévame por dentro con espíritu firme.

Me invocará y lo escucharé,
lo defenderé y lo glorificaré,
lo saciaré de largos días
y le haré ver mi salvación.

Me enseñarás el sendero de la vida,
me saciaré de gozo en tu presencia.

Me invocará y lo escucharé,
lo defenderé y lo glorificaré,
lo saciaré de largos días
y le haré ver mi salvación.

Por la sangre de Cristo hemos recibido 
la bendición el perdón de los pecados.
Me invocará y lo escucharé,
lo defenderé y lo glorificaré,
lo saciaré de largos días
y le haré ver mi salvación.
----------
Es un canto de entrada para el tiempo de Pascua. 

viernes, 9 de diciembre de 2011

Oración a San Juan Diego




San Juan Diego, gracias por el mensaje evangelizador que, con humildad nos has entregado.

Gracias a ti sabemos que la Virgen Santísima de Guadalupe es la Madre del verdadero Dios por quien se vive y es la portadora de Jesucristo que nos da su Espíritu que vivifica a nuestra Iglesia.

Gracias a ti sabemos que Santa María de Guadalupe es también nuestra Madre amorosa y compasiva, que escucha nuestro llanto, nuestra tristeza; porque
Ella remedia y cura nuestras penas, nuestras miserias y dolores. 

Gracias al obediente cumplimiento de tu misión sabemos que Santa María de Guadalupe nos ha colocado en su corazón, que estamos bajo su sombra y resguardo, que es la fuente de nuestra alegría, que estamos en el hueco de su manto, en el cruce de sus brazos.

Gracias Juan Diego por este mensaje que nos fortifica en la Paz, en la Unidad y en el Amor.

Amén.
----------
San Juan Diego Cuauhtlatoatzin (1474-1548) presenció la aparición de la Virgen de Guadalupe en 1531. Su festividad es el 9 de diciembre, primer día que se le apareció la Virgen. Fue canonizado por Su Santidad Juan Pablo II el 31 de julio de 2002.

En este blog también se puede encontrar la Oración por las víctimas del aborto a Nuestra Señora de Guadalupe (oración por los Santos Inocentes de nuestros días) y la Oración a Nuestra Señora de Guadalupe.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Bendición del árbol de Navidad


Bendito eres, Señor y Padre nuestro, porque en estos días de Navidad renuevas nuestra fe en la amorosa encarnación de tu Hijo Jesucristo.

Te pedimos, humildemente, que derrames tu santa bendición sobre este árbol que, en la presente Navidad, permanecerá ante nosotros, de modo que, quienes lo contemplemos, afirmemos nuestra confianza en la vida y en el poder salvador del santo árbol de la cruz.

Por Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén.
----------
En este blog también se puede encontrar la Bendición del Belén del Papa Pablo VI y la Bendición del Belén.

martes, 6 de diciembre de 2011

Oración al Santísimo Nombre de Jesús (San Bernardino de Siena)


¡Oh Nombre glorioso, Nombre regalado, Nombre amoroso y santo!

Por ti las culpas se borran, los enemigos huyen vencidos, los enfermos sanan, los atribulados y tentados se robustecen, y se sienten gozosos todos.

Tú eres la honra de los creyentes, Tú el maestro de los predicadores, Tú la fuerza de los que trabajan, Tú el valor de los débiles.

Con el fuego de tu ardor y de tu celo se enardecen los ánimos, crecen los deseos, se obtienen los favores, las almas contemplativas se extasían; por ti todos los bienaventurados del cielo son glorificados.

Haz, dulcísimo Jesús, que también nosotros reinemos con ello por la fuerza de tu santísimo Nombre.

----------
La oración es de San Bernardino de Siena (1380-1444).

domingo, 4 de diciembre de 2011

Oración antes de comer o de cenar


- El Señor Jesús acogía a los pecadores y comía con ellos.

- Bendito seas por siempre, Señor.

Oh Dios, que con el ayuno de tu Hijo en el desierto nos enseñaste que la vida del hombre no sólo se sustenta con el pan sino con toda palabra que sale de tu boca, bendice esta mesa y concede a cuantos vamos a participar en ella, levantar hacia ti el corazón y desear el banquete de tu reino.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.
----------
En este blog también se puede encontrar la Oración antes de las comidas.