jueves, 9 de septiembre de 2010

Oración nupcial


Te damos gracias, Señor y Dios nuestro,
porque al hombre, creado por tu bondad,
lo dignificaste tanto que has dejado
la imagen de tu propio amor
en la unión del varón y de la mujer.
Y, al que creaste por amor y al amor llamas,
le concedes participar en tu amor eterno.
Y así el amor humano, consagrado por Cristo,
se ha convertido en sacramento de su amor
por nosotros y por su Iglesia.

Te pedimos, pues, que nos des un corazón
limpio para amar y para que,
libres de todo afecto desordenado, vivamos
con espíritu de entrega, de donación y de servicio,
amando a los demás como Tú nos amas.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

martes, 7 de septiembre de 2010

Siempre es nuevo el amor


Amar es darse a todos los hermanos,
uniendo en nuestras manos
el gozo y el dolor
y al amarnos el mundo se renueva
la vida siempre es nueva,
siempre es nuevo el amor.

Yo sé, Señor,
que aunque hablara las lenguas del mundo,
aunque todos me llamen profeta,
si no puedo amar soy sólo un rumor;
yo sé que sabiendo las ciencias extrañas,
conociendo secretos ocultos,
seré poca cosa si no tengo amor.

Amar es darse a todos los hermanos,
uniendo en nuestras manos
el gozo y el dolor
y al amarnos el mundo se renueva
la vida siempre es nueva,
siempre es nuevo el amor.

Yo sé, Señor,
que aunque tenga una fe tan intensa
que traslade montañas y rocas
de nada me sirve si no tengo amor;
yo sé que aunque queme mi cuerpo en las llamas,
aunque todo lo entregue a los pobres,
si no puedo amar es todo ilusión.

Amar es darse a todos los hermanos,
uniendo en nuestras manos
el gozo y el dolor
y al amarnos el mundo se renueva
la vida siempre es nueva,
siempre es nuevo el amor.

Yo sé, Señor,
que la vida imperfecta del hombre,
las palabras y ciencias transcurren
como un ave errante que cruza veloz.
Yo sé que aunque el tiempo devore la tierra
y el olvido sepulte la historia,
en medio de todo perdura el amor.

Amar es darse a todos los hermanos,
uniendo en nuestras manos
el gozo y el dolor
y al amarnos el mundo se renueva
la vida siempre es nueva,
siempre es nuevo el amor.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Alégrate María



Alégrate María,
Inmaculada y Santa,
amada de Dios,
nueva Eva elegida,
cooperadora de la reconciliación.
Madre de Jesús y nuestra,
incansable auxilio de los pecadores,
maternal intercesora,
acuérdate de este hijo tuyo.

Amén.