jueves, 19 de febrero de 2009

Himno a San Pablo

¿Cómo has logrado, Señor,
este cambio nunca visto:
de Saulo, el perseguidor,
en Pablo, heraldo de Cristo?


Pablo muele en el molino
el Antiguo Testamento;
Cristo le sale al camino,
le arrastra en su seguimiento.

Siempre la Iglesia recibe,
como un eco del Señor,
las cartas que Pablo escribe
dictadas por el amor.

Infatigable viajero
recorres la tierra entera:
apóstol y misionero
hasta el fin de tu carrera.

Como una flecha bruñida
vas a la meta, de suerte
que sólo Cristo es tu vida
y una ganancia la muerte.

Descúbrenos la victoria
de Jesús crucificado
para compartir la gloria
del Señor resucitado.

Amén.

----------
La letra es del Oficio de Laudes de la Fiesta de la Conversión de San Pablo.